Papeleria Cactus

Buscador

Pollos Sandie FILEminimizer

Jueves 10 Noviembre 2016/ 1:29 P.M.

Por Francis Aníbal

SAN PEDRO DE MACORIS. Un petromacorisano, fanático de las Estrellas Orientales, consideró que la población petromacorisana espera con ansias un campeonato del equipo verde, el que ha sido esperado por muchos años.

Edgar Santana Bryan manifestó que San Pedro de Macorís no solo quiere una corona, sino que la necesita, la sueña, la merece y la implora.

Veamos su opinión completa, en un artículo enviado a nuestro correo electrónico:

CARTA ABIERTA A LAS ESTRELLAS ORIENTALES

Desde que tengo uso de razón, soy estrellista, sentimiento y fanatismo que fue transmitido por mi padre, que desde muy pequeño me llevaba al play a disfrutar de los partidos. En él, siempre vi entusiasmo, fe y lealtad hacia el equipo. Sufría cada derrota cual si fuera una tragedia nacional. Como todo buen hijo y fiel petromacorisano, nunca he podido apoyar otro equipo que no sea el de los paquidermos. Entiendo que existe un compromiso moral, tan pronto naces en la Sultana del Este. Un compromiso aparentemente simple; apoyar a los verdes, compromiso que de simple no tiene nada.

Se necesita una fuerte convicción para mantenerse firme a pesar de los 48 años que tenemos sin ganar, muchas personas, incluyéndome, no conocemos el sabor de un campeonato, esa algarabía desenfrenada que se vive cuando tu conjunto alcanza la gloria. Somos objeto de burlas de los demás fanáticos sin tener ningún fundamento para defendernos. "Este es el año verde" dicen con el peor de los sarcasmos, sus carcajadas burlonas irritan hasta al más pasivo estrellista.

Muchos no han podido aguantar la presión, y han optado por emigrar cobardemente a  otros equipos, equipos que nos han humillado, equipos que nos han burlado, equipos que nos han arrebatado las coronas. A esos incrédulos quiero decirles que sus victorias jamás serán auténticas, deberán volver a nacer para que corra en sus venas otra sangre que no sea verde.

Nosotros los fanáticos verdaderos, hemos dado todo, año tras año, nos hemos mantenido asistiendo al estadio esperanzados en una gloria que aún no llega, hemos desgarrado nuestras gargantas con tal de brindar el apoyo necesario en innumerables circunstancias, hemos viajado a otros pueblos, hemos ondeado nuestras banderas hasta más no poder, y a pesar de todo seguimos aquí.

San Pedro de Macoris no quiere una corona; más bien, la necesita, la sueña, la merece, la implora. La historia es escrita por los hombres, y es necesario que nuestros peloteros escriban la suya sobre piedra, es momento que inmortalicen sus nombres, que logren una química capaz de contradecir los pronósticos. Tienen el talento y lo más importante, los mejores FANÁTICOS de República Dominicana.

Edgar Santana Bryan

Urbanizacion Marina sin precio jpg

Bancas El Sol

Nels Auto